Datos personales

Mi foto

Nací un 24 de marzo de 1949 en el barrio del Cielo Azul de la ciudad de Orizaba, Ver., tuve una bonita infancia entre mucha vegetación, fui flojo para estudiar, empezé a trabajar a los 12 años en una carnicería. Me volví obrero, jugué futbol amateur y de ahi me volví alcohólico con periodos largos de abstinencia. Empecé a estudiar a los 26 años y como a los 48 años de edad terminé una carrera técnica. Jojojo. Ahora trabajo para la Universidad Veracruzana como Bibliotecario, tengo dos excelentes hijos que quiero mucho y un precioso nieto mi pequeño Gran MATEO, pero vivo en unión libre.

martes, 20 de mayo de 2008

Tu Puedes Ser el Mejor

TU PUEDES SER . . . . .
EL MEJOR.

Héctor Tassinari

Editorial Fuego Nuevo, S. A. de C. V.
Impreso en México
4ª. Edición, Febrero de 1985






Tú puedes ser el mejor, nació no sólo como un mensaje de positivismo y entusiasmo sino como una verdad y una solución a los conflictos que a nivel social y personal nos aquejan. Cuando a nuestro alrededor vemos la multitud de situaciones negativas que nos rodean. Cuando al ser humano lo vemos cada vez menos humano. Cuando todo es crítica y frustración. Cuando es perfectamente obvio que en la faz de nuestro planeta sólo queda un valor que todo lo compone y lo descompone aparentemente. Cuando el hombre está más que nunca consciente de su pequeñez, y más que nunca sordo y ciego a su grandeza. Es hora de hacer un alto, un alto total.

Antes que sea muy tarde, muy tarde para ti como individuo. Antes que te des cuenta que desperdiciaste tu gran oportunidad, la única que tal vez vas a tener en la eternidad que te precede y te sucede.

Tu puedes ser el mejor, está dirigido a los que ya se cansaron de criticar a los que piensan que la vida no debe ser frustración, ni acumulación de méritos, sino la oportunidad del individuo para despejar la gran incógnita de la existencia. La razón verdadera y única de SER, sin haberlo deseado y ESTAR, sin haberlo solicitado.

Todo empieza y termina con el individuo. La soledad del nacimiento y la muerte, son los mayores indicativos de que sólo te tienes a ti y de ti parte todo lo positivo y negativo que le veas al mundo y a la gente con la que convives. Porque lo que ves es el reflejo de cómo te sientes y cómo te ubicas. Si en ti, dentro de ti, sólo hay vacío, el mundo será para ti un vacío, como desgraciadamente lo es para la mayor parte de la gente y ese vacío lo tratas de llenar equivocadamente porque los demás hacen lo mismo; entras en una espiral sin fin y por lo tanto sin solución, en la que están la mayor parte de los seres humanos y que tiene como consecuencia el estado de confusión que vive el MUNDO.

El único valor que existe es el dinero y a través de éste el poder. Todo lo demás es de dientes para afuera. Ya no hay amor, familia, patria ni dios; todo es dinero. Y si no me crees, ve a tu alrededor y saca tus propias conclusiones.

El dinero es bueno y necesario. Pero como valor ÚNICO y excelso de la humanidad, está muy lejos de ayudarnos a ser mejores y a cumplir nuestra misión. Los pobres creen que son infelices porque carecen de dinero. Y los ricos son infelices porque cuando lo tienen, primero se han esclavizado a él y segundo siguen sin llenar su vacío.

La felicidad de la existencia y tu aportación para hacer de este mundo algo mejor, no está en función de cuánto tienes, sino en cuánto TE tienes. Porque sólo en esa medida participas.

Tu puedes ser el mejor, es un despertador para los que desean reaccionar. No buscamos, convencer ni enseñar, sino simplemente encontrar a los que nos andan buscando, a los que no quieren ser ni sordos ni ciegos, a la llamada que todos sentimos, pero que no todos seguimos.

Nadie puede enseñarte lo que ya sabes. Sólo queremos reafirmarte que sí es cierto. Que el momento histórico se está dando. Y que el cambio hacia la felicidad, la armonía y la concordia y la PAZ, no será producto de acuerdos internacionales. El cambio se dará en el corazón de cada ser humano, cuando tenga la valentía y la sensibilidad suficientes para escuchar la llamada. Puesta en cada individuo desde que el hombre es hombre.

“Yo aquí entrego a ti hermano querido el Pan de Amor, la miel de Flores, el Consejo del Saber, y la Calma en tu semblante.
Más quisiera hablarte, pero tu oído no me
escucha,
Más deseo entregarte mi amor, pero tu
Corazón se cierra,
pero vendrá el día, y la fecha será testigo de que lo que te digo es Verdad... y que en amor te bendigo”
Quetzalcóatl


Si cantas una canción tus ojos van a brillar y es lindo que brillen a lo mejor es lo más bonito de toda tu vida, pero Dios nos hizo y eso es precioso.

Canción escrita por Paola Tassinari a la edad de siete años.

“Tu puedes ser el mejor” ¿y qué es lo que eso significa? ¿Qué es lo que realmente quiere decir? ¿Con quién tengo que competir para saber que soy el mejor? Y además ¿el mejor de qué o para qué?

Tu naciste para ser el mejor ser humano, y como eres absolutamente diferente a todos, “El mejor”, debe ser un concepto muy personal. Tu serás el mejor para ti, cuando sientas que estás aprovechando tu vida en toda su plenitud; intelectual y emotivamente. No se trata de ser el mejor, futbolista, o el mejor ejecutivo, sino que cumplas completamente la función que se te encomendó cuando fuiste creado. De manera que no necesitas competir con nadie, o más bien la única competencia es contigo mismo. Tú eres tu principal rival, tu más duro adversario, porque muchas veces a fuerza de trucos, has impedido que de ti brote el inmenso potencial que llevas dentro y que puede hacer de ti el mejor ser humano, comparado con el que eres y el que debes ser si te decides, si deseas cambiar y si tienes un ardiente deseo de ser alguien y ser real y auténticamente feliz.

¿Para qué naciste? La inmensa mayoría de la gente, desgraciadamente, pasa por la vida como las plantas o lo animales; nacen, crecen, se reproducen y mueren, otros nacen, crecen, se educan, hacen negocios y mueren, y otros hacen lo anterior pero también causan muchos problemas. Pero ¿Cuántos se dan cuenta de lo que significa vivir, de la importancia de estar aquí y de las grandes posibilidades que tenemos? Si el mundo en que vivimos no está muy bien que digamos, es por ser una consecuencia de la actitud que hacia la vida tuvieron los que nos antecedieron, y de la misma manera el mundo del mañana podrá ser un caos o estar totalmente destruido como resultado de nuestra manera de ver la vida. Si todos somos, “prácticos” y nos dejamos de filosofías y romanticismos, y al grito de “sálvese el que pueda” nos dedicamos a buscar la mejor tajada del pastel, es muy probable que dejemos un mundo destruido, aunque lógicamente jamás admitiremos una pizca de culpa. Hay muy poca gente que participa, y los demás echamos sobre sus hombros la responsabilidad de todo lo malo que sucede.

Y tú... ¿Qué estás haciendo? ¿Nada? ¿Porque estás muy ocupado en tu trabajo? – que tal vez ni te agrade – ¿porque no sabes hablar en público? ¿Porque no te gusta meterte en problemas? No, no pregunto que estás haciendo tú para cambiar al mundo o a tu ciudad, o a tu vecino, pregunto qué estás haciendo para: CAMBIAR TÚ

Para convivir mejor con los demás, para entender mejor a tu cónyuge, para comunicarte mejor con tus hijos, ¿Qué estás haciendo para salir de la mediocridad y de la rutina? De la huída permanente... del enfrentamiento que más temes: CONTIGO MISMO

Si el mundo está enfermo de cáncer, es porque los millones de células humanas que lo poblamos nos hemos contagiado unos a otros. Ese es el cáncer. Todo empieza con una célula que contagia de apatía una a una a los millones que componen un organismo, hasta que viene la destrucción completa.

Primero necesitas hacer algo por ti y para ti, sin olvidarte que eres parte de este mundo maravilloso, y poniendo (en cualquier actividad que desarrolles) la actitud de uno ser humano, no de un cavernícola; triunfar no es pisotear a los demás y situarse sobre ellos, aunque, el “hombre simio” así lo crea; triunfar es sentirse auténticamente humano y tener la capacidad de sentir la humanidad de los demás, triunfar es aprender a ver en los ojos de los otros la grandeza que nos rodea.

¿Quién quieres ser tú realmente? Si lo que actualmente haces no forma parte de tus sueños y no te llena de entusiasmo; Tienes que reconocer, que te estás dejando llevar por la ola y te encaminas hacia la apatía.

Si es así, ¿porqué no has intentado lo que realmente te entusiasma? ¿Porqué has desistido? ¿Porque eres muy gordo? ¿Muy flaco? ¿O joven? ¿O viejo? ¿Cuántas excusas te has puesto? ¿Cuántas veces has hecho realmente un esfuerzo para lograr algo? ¿Porqué claudicas? Yo creo que básicamente, te ha faltado persistencia; quieres lograr las cosas demasiado rápido, y no estás dispuesto a pagar el precio del aprendizaje. Todo en la vida tiene un precio, y las cosas más valiosas no se pueden pagar con dinero. Hay que pagar con Fe, con lucha con mucho esfuerzo, y a veces, también con sufrimiento, aunque hay muy poca gente dispuesta a lo anterior; queremos las cosas más fácilmente. Hay otra razón tal vez más común y es quizá que eres de los que no pueden o no quieren decidir por sí mismos. Está comprobado que sólo 2 % de la gente puede hacer una decisión rápida sin consultar a nadie.

Pero, si tú no eres de estos, cada cosa que has intentado, o cada idea que has tenido, la has consultado con todos los que te rodean; ¿pero analizas antes qué tipos de personas son?, Lo más seguro es que no sean expertos en el tema, sin embargo, siempre su opinión es más fuerte que tu propio análisis, y ese es uno de tus grandes problemas: ¡escuchas más a los demás que a ti mismo! Lo dramático es que estás rodeado de gente que, nunca ha intentado nada o que al primer fracaso se desaniman: son los perfectos conocedores de “Como NO se pueden hacer las cosas”. Son expertos en desanimarte. Creen que el triunfo es producto de la suerte y la “lambisconería”. ¿Porqué preguntas a los “conocedores de los imposibles” si algo puede ser? ... Sabes la respuesta de antemano.

La gente tiene un terrible miedo al fracaso y al “que dirán” y eso es más fuerte que su deseo de triunfar. Sin embargo; los únicos que no fracasan son los que no intentan nada. Cuídate del que dice “yo nunca he fracasado” ése no ha intentado nada. La vida es como el teatro, unos pocos son actores y la mayoría son espectadores que critican y juzgan a los que viven. Espero que tú no seas como la mayoría, que se mueren esperando su oportunidad y se pasan la vida diciendo: “es que no me ha llegado la mía”. ¿Sabes cuál es tu oportunidad? ... Tómalas todas¡¡¡ ... intenta todas las que se te presenten... te aseguro que vas a encontrar la tuya¡¡¡

Trabajas... por el sueldo, no porque te guste hacer lo que haces; porque generalmente no escoges la actividad a la que te dedicas. Trabajas para subsistir, no para crear. Trabajas sin interés porque te sientes mal pagado, sin pensar que ningún sueldo puede pagar una vida, por eso todos son injustos. Para la mayoría de la gente loso únicos días felices del mes son el 15 y el 1° que son cuando recibimos nuestra paga, que generalmente nunca nos alcanza porque siempre gastamos de más. Entonces, trabajas mediocremente para “desquitarte” de la injusticia aparente y ... te siguen pagando mal porque no demuestras interés y de esto, se hace un círculo vicioso en el que vives con amargura y frustración.

Pero ... ¿Sabes una cosa? ... A veces te conformas con obtener una “chambita” para “arrimar” el “chivo” como se dice vulgarmente, y que quede para divertirse cuando menos uno día por semana; y esto es aplicable a cualquier nivel de sueldo. Por eso la gente trabaja 40 años y se retira a los 65 años de edad igual de quebrado que como empezó cuando tenía 20. El dinero viene sólo si hacemos lo que nos gusta hacer, y también esto requiere de disciplina; porque tal vez en este momento digas: “yo no sé lo que me gusta” o “a mi no me gusta hacer nada” se requiere de persistencia para tomarle cariño y sabor a una actividad, pero cuando lo logras, haces lo que te gusta te realizas como individuo, eres más feliz y tus ingresos te aseguro que serán mejores.

No dividas tu vida entre “trabajar” y “descansar”. Haz de tu trabajo una parte integral de tu vivir

¿De dónde has venido para llegar a donde estás? ¿Qué papel han jugado tu inteligencia y tu voluntad para ser lo que ahora eres? ¿Escogiste tú realmente la vida que has llevado? ¿O eres producto del medio ambiente que te ha rodeado, del programa que en tu mente y en tu voluntad han puesto los demás? No te aflijas si es así. El mundo está mal precisamente porque actuamos como rebaño y no como individuos con inteligencia superior nuestra capacidad de soñar se ha perdido, nuestra independencia, nuestra individualidad se ha convertido en esclava del medio ambiente que nos rodea. Los demás nos manejan nos limitan nos programan y destruyen, cuando del fondo de nosotros mismos nuestra individualidad y nuestra grandeza se asoman y nos atrevemos a soñar que podemos lograr nuestras más íntimas ambiciones; cuando un chispazo proveniente de la mente Universal, nos alegra como un sol en medio de la
niebla, y creemos por un instante que podemos ser felices, que nuestro paso por la vida, es nuestro gran reto que nos proyecta a niveles superiores que engrandecen nuestro vivir y nos llena de alegría, paz y amor. Tú has sentido esto, estoy seguro, pero el rebaño te ha vuelto a colocar en la posición que para los demás debes ocupar y no vives por ti ni para ti. Eres un esclavo, has escogido ser un esclavo. Hay preguntas sino solución: ¿de dónde vengo? ¿A dónde voy? Pero hay muchas otras que sí tienen solución, ¿te has dado cuenta de la importancia de vivir? ¿De la gran oportunidad que se te dio para construir o destruir tu existencia? Tú decides puesto que tienes todas las armas. Tú tienes el dominio absoluto de tu existencia. Si crees que no puedes, es porque los demás así te han programado, si tienes limitaciones es por la misma razón. Para vencer estos obstáculos que sólo están en tu mente, necesitas darte cuenta realmente que lo único que te pertenece es, el momento que vives, el presente, y a través de éste, toda tu vida, que solo la vivirás una sola vez; piensa en esto: sólo tienes una oportunidad. Hay millones de años antes y después de ti pero solo te corresponden los 30 ó 70 que vas a vivir. ¿Qué vas a hacer con ellos? Tú puedes ser y lograr lo que tú quieras, pero nada más mientras estés vivo, es lo único que realmente te pertenece; ¿cómo crees que debes vivir? ¿Luchando por realizar tus más preciados anhelos? O siendo manejado por la opinión de los demás. Debes romper el cascarón de tu propia existencia y: ser TU... Date una oportunidad¡¡¡

¿Cuál es el verdadero fin de la vida? Yo te voy a decir lo que creo: el único fin de la existencia es ser tan feliz como puedas ser, la misión más grande de la vida es algo individual, es darte la felicidad que te puedas proporcionar, ¿y cómo se logra esto? ¿Siendo doctor porque eso quiere mi familia? ¿Siendo ranchero porque mi padre lo es? ¿Trabajando en lo que no me gusta? ¿Ganando lo que no me alcanza y soñando lo que pudiera ser si me atreviera y si creyera en mi? Es triste como desperdiciamos nuestra existencia en rutinas mediocres; mediocre trabajo, mediocre sueldo, mediocre familia, esperando aburridos y frustrados la vejez y la muerte, en cuyo momento nos arrepentiremos de no haber intentado nada que valiera la pena. La verdadera y única vida consiste en ser feliz con nuestro cónyuge, con nuestros hijos, en nuestro trabajo o actividad, sentir en pleno nuestra libertad y desarrollar al máximo nuestras capacidades. Tú sabes que desde que el mundo es mundo el hombre ha soñado, que todos los grandes logros tecnológicos, científicos y artísticos, que has visto y que muchas veces desgraciadamente los das por hechos fueron producto de la imaginación de un ser como tu; pero primero que nada estuvieron en la mente del alguien con la capacidad de soñar; recuerda cuando alguien se burle de tus sueños, que el mundo en que vives fue primero un sueño, el automóvil, el avión, el teléfono, la electricidad, etc., todo fue un sueño y la mayoría siempre dijo que nunca iban a ser realidad; El foco mismo que tanto usamos algo tan sencillo, le tomó a Edison mucho tiempo y fracasos, antes de que pudiera funcionar falló miles de veces, y cada vez los demás le dijeron que era inútil. Si Edison les hubiera hecho caso a estos, seguramente tendríamos que ver la televisión a oscuras.

Pero los que se atrevieron a soñar, también tuvieron fe suficiente para convertir sus sueños en realidad, a pesar de las risas y burlas del rebaño. Hay muchos libros que hablan de estos hombres y que nos hacen sentirnos orgullosos de pertenecer a la raza humana.

Todo empieza con un sueño; piensa en hace miles de años cuando nuestros antepasados vivían en las cavernas; es triste ver que hay una gran cantidad de cavernícolas que todavía existen, aunque vivan en un departamento de lujo; entonces no existía el fuego, ni las herramientas; yo no se que hombre fue más grande: si el que inventó la rueda o el que inventó la televisión; es más en aquel entonces no existía el lenguaje, los cavernícolas se comunicaban con gruñidos y señas, sin embargo, ¿a dónde a llegado el hombre? ¿No se te hace increíble pensar que de todos los instrumentos más maravillosos nada hay tan preciado como la voz humana? ¿No vez acaso fantástico que se junten 50 ó más músicos en una sinfónica con los mejores instrumentos para acompañar la voz de un ser como tú o yo? ¿No te hace eso pensar que nuestro destino es la grandeza? Además ¿qué sería del mejor piano del mundo si no hubiera unas manos que le transmitieran la sensibilidad para tocar las melodías más bellas, y son las mismas manos que a otros no les sirven más que par lo mismo que le servían al cavernícola para golpear, matar y tragar, y son también las mismas de Rembrandt, Van Gogh, o Da Vinci. Nadie nace pintor o cantante o músico, ni el mismo Mozart, todos soñaron con ser eso y un día lo lograron. Nadie puede tocar piano a la primera lección pero todos queremos ser grandes a la primera. Tu nunca podrás ser grande si no te atreves a soñar y no podrás tener capacidad de soñar mientras te juntes o hagas caso al rebaño de derrotados que desgraciadamente te rodea.

Todo mundo habla de fe, sobre todo si se trata de tener fe en alguien que no somos nosotros mismos, sin embargo la única fe válida, la única que cuenta es la que nos tengamos a nosotros mismos, lo que tú creas desde el fondo de tu corazón es lo que va a suceder. Desde que somos niños la gente se ha empeñado en mostrarnos nuestras limitaciones, de tal forma que ahora las conocemos plenamente y creemos en ellas, y por lo tanto nos limitan; sabemos y creemos hasta donde podemos llegar y por eso hasta ahí llegamos, tenemos fe en nuestras limitaciones, pero no tenemos fe en nuestras potencialidades, porque de eso casi nadie nos ha hablado, en eso nadie nos ha programado, en eso nadie no ha enseñado a tener fe y en eso es en lo que realmente debemos tener fe debemos creer. En atletismo nadie creía que se podía correr la milla en menos de 4 minutos, pero bastó que un hombre creyera que lo podía hacer, y lo hizo, para que correr la milla en menos de 4 minutos se convirtiera en rutina para los campeones. Creer lo que otro ya hizo posible no es tener fe.

Así pues, no temas soñar, no cierres tus ojos a tus sueños, es tu instinto de grandeza el que te habla a través de ellos. Déjate llevar porque todo es posible, Dios no nos hubiera dado capacidad de soñar sin darnos también la posibilidad de convertir los sueños en realidad.

Tu vida nada más la vives tú; nadie la vivió antes, tu escribes tu historia, y se necesita mucha fe para escuchar esa voz que viene del fondo de ti, que todos los días te habla y te hace soñar grandes cosas que los demás dicen que es imposible, y como tienes más fe en los demás que en ti, piensas que esos sueños no son más que eso, y no haces el menor esfuerzo por hacerlo realidad y eso es no tener fe, esta es la única que cuenta, todo lo demás son tonterías, si no crees en ti no crees en nadie, si no crees en ti eres parte del rebaño, no tienes derecho a soñar, ni a opinar, eres un “cobardón” eres un mediocre, y Dios, del que tanto esperas, no te escucha, porque con esa actitud, tú le estás dando la espalda, porque Él espera tu lucha, tu esfuerzo, tu participación, tu aportación en tu medio para hacer de este mundo un mejor lugar para vivir, un lugar habitado por seres humanos con capacidad de soñar, y de amar, y no por borregos cavernícolas, acumuladores de cosas, capaces de matar a un semejante con tal de acumular una pertenencia más, o de actuar en manada para destruir los más bellos sueños de aquellos que se atreven a ser verdaderos seres humanos, participantes de la lucha hacia un mundo mejor.

Tienes que darte cuenta que tu puedes, tienes que tener fe en la única persona que tal vez nunca has escuchado, en ti, empieza por creer en ti y verás como tus sueños se pueden convertir en realidad. Te han hablado de fe toda tu vida, pero te han enseñado a aplicarla a Dios, o a otra persona, nadie te ha machacado lo suficiente que primero que nada y antes que nadie tienes que tenerte fe a ti mismo, dentro de ti están todos los secretos para realizar tus sueños si primero tienes fe en lo que puedes lograr. Pero esto no es fácil si te han programado desde que naciste, primero tus padres, luego tus maestros, tus amigos, la gente del medio en que te has desenvuelto, si hubieras nacido en Rusia serías comunista, si toda tu vida te hubieras rodeado de Ateos, no creerías en la existencia de Dios. Si traes mil niños rusos y crecen y se educan en Nueva York, seguramente que serán capitalistas; ¿te das cuenta hasta qué punto somos producto de nuestro medio ambiente? Sin embargo, esta es la excusa de los mediocres, por eso hay tantos. No cabe duda que la excusa es muy buena, pero hay algo muy importante, dentro de ti solo habitas tu y sabes que ninguna excusa es válida por eso la mayor parte de la gente vive frustrada aunque lo disimule de muchas formas. Nadie se puede hacer tonto a sí mismo, aunque la mayoría lo intente durante toda su existencia. Date cuenta que tu eres la única solución. La solución es individual nadie te puede dar lo que no te has ganado, los mejores estados anímicos que hacen la diferencia entre los hombres grandes y los mediocres, son individuales y no se pueden compartir. Dicen que Dios escondió el secreto de la grandeza y la felicidad en lo más profundo del cerebro de cada individuo de tal forma que cuando alguien lo descubre, lo puede disfrutar pero no lo puede compartir, la mayor parte de la gente muere sin pensar en esto, y sin saber qué anduvo haciendo aquí, y sin embargo como premio a su mediocridad, esperan un encuentro con DIOS.

Todos andamos en busca del éxito o tal vez mucha gente busca tener éxito para de esta forma obtener la aprobación y la aceptación de los demás de manera que para nosotros éxito está definido como los demás lo quieren, no como lo sentimos, así el éxito se convierte en algo superficial externo, algo de que se puede y debe hacer alarde, algo que hay que mostrar al mundo, que todos lo sepan, que seamos la envidia y la admiración de todos, y la mejor manera de mostrarlo a los demás es: un automóvil, una gran casa, joyas, etc., el éxito hoy en día es sinónimo de dinero exclusivamente, ¿qué como lo conseguiste? Que importa muchos de estos individuos son corruptos conocidos, ladrones, por decirlo de la manera correcta, sin embargo, son la admiración de los demás y muchas veces nos preciamos de ser sus amigos y buscar sus favores otros son explotadores especuladores con el hambre de los demás, y de la misma manera la sociedad los admira y los adula; si esto no te da coraje, por lo menos debe darte risa. Si, ese es el “éxito”. Lo que importa es cuánto posees no cómo lo consiguieron. El mundo para la mayoría está regido por una aceptación que nosotros mismos no nos damos.

Te quiero contar algo que leí hace poco es acerca de la vida de Vincent Van Gogh, este gran pintor holandés vivió para pintar, y lo hacía desde el alba hasta el anochecer, fue sumamente pobre porque vivía del dinero que su hermano Theo le enviaba mes a mes para sus más elementales necesidades; pero como él gastaba el dinero en pintura y telas, le quedaba muy poco, o nada, para comer; pintaba con gran pasión durante todo el día pero nunca pudo vender un cuadro es verdad, el gran Van Gogh fue incapaz de vender una sola de sus pinturas; para la gente de su familia aparte de un loco, era un fracasado, un pintor sin éxito. Debido al exceso de trabajo y a su precaria alimentación, a los 36 años le sobrevinieron ataques epilépticos que lo enloquecían por semanas y tuvo que ser internado en una casa de salud; el doctor en jefe del hospital se convirtió en un admirador de su arte y un día viendo un cuadro en el cual el pintor había representado un girasol, le dijo: “Vincent, mi vida hubiera valido la pena si yo hubiera sido capaz de pintar este solo cuadro; me he pasado la vida curando enfermos que de todos modos mueren, he querido y me he esforzado por curar el dolor físico de muchas personas sin tener éxito porque de todos modos mueren, sin embargo, este cuadro tuyo curará el dolor moral de miles de personas en los siglos por venir, lo admirarán en los museos y traerá felicidad y confortará sus corazones. De manera que tu vida ha sido un éxito rotundo”. Hoy en día los cuadros de Vincent Van Gogh no se venden, no tienen precio, nadie los puede comprar son patrimonio de la humanidad y están en los museos más famosos del mundo para hacer felices a todos cuantos quieran admirar el arte de este gran hombre. Vincent Van Gogh no pintó para vender, pintó porque ese era su destino, y es junto con Rubens y Rembrandt el pintor más famoso y exitoso de Holanda.

Vincent Van Gogh no pintó para vender, pintó porque ese era su destino.

El hombre no ha aprendido a trabajar por el placer de hacerlo, a crear por la expresión y la exaltación en el hecho de hacerlo, o a amar simplemente por la dicha de dar amor, el hombre todavía requiere una recompensa.

Desperdicias la vida por remordimientos pasados a pesar de que sabes que eso ya pasó y no puedes hacer nada por remediarlo, vives esperando con temor y zozobra el futuro, temiendo cosas que, lo más probable nunca sucederán, y de estos dos estados irreales y sin solución, haces un presente infeliz. No te das cuenta que lo único que te pertenece es el hoy, y tú en este momento, nada más, no hay nada seguro, solamente el momento que estás viviendo y si no eres feliz es por temor al futuro y remordimiento del pasado. El día que entiendas que HOY es lo único y tienes que vivirlo a plenitud, tu vida cambiará radicalmente, tal vez te lleve mucho tiempo lograrlo, pero tienes que intentarlo. Porque sólo tú te puedes dar lo que tanto deseas paz, felicidad, amor; vives esperando que algo suceda, que algo o alguien de repente te haga feliz y te quite la mediocridad de encima, esa esperanza es falsa, es muchas veces producto de tu cobardía de no enfrentarte a ti mismo.

Los hombres que viven de la esperanza, se mueren esperando. Sólo tú puedes ser el juez final de lo que es bueno para ti. ¿Porqué esa falta de interés en el presente? El hoy lo ves como una consecuencia de la casualidad, crees que estás donde estás porque es tu destino, pero no te das cuenta de que si no haces nada hoy, el mañana o sea, el HOY del futuro, va a ser igual de incierto, hoy es el momento de crear, es el momento de planear y realizar, nada más hoy y si no lo haces así nunca lograrás nada.

Necesitas olvidarte de lo que pudiste ser antes de nacer y lo que será de ti después de morir, eso no es tuyo, no te pertenece, lo único que sí te pertenece es tu lapso de vida, y en ese lapso lo único que tienes es el presente. Necesitas vivirlo con la plenitud del sol, con la alegría de las flores, con la melancolía de la lluvia. Eres parte del mundo natural que te rodea, no vivas en el mañana que no te pertenece, no pienses en la muerte, que como gran misterio que es, pueda ser la suprema felicidad, o el sueño para siempre, ninguna de las dos cosas son malas, ¿verdad? Sócrates decía:

“La gente que castiga con la muerte a sus enemigos lo hace pensando que es un mal, pero nadie puede estar seguro que tal vez sea el mayor bien y a través de ella, lleguemos al supremo estado de felicidad y perfección”.

El único que juzga tu vida eres tú, tu vida se juzga por ti, mientras dure tu estado conciente, tu te castigas y te premias en función de un programa mental puesto en ti por alguien, que son las gentes que han tenido influencia en tu vida; no vivas tu presente pensando si lo que haces te va a ser juzgado malo o bueno por Dios cuando muera.

Vive hoy como eres tú, no como los demás te dijeron que deberías ser en resumen vive tú en ti. Tu vida es tu más preciada posesión, mira donde estás situado, eres un viajero espacial en una nave al aire libre que es la tierra y aunque no quieras eres un astronauta consumado, eres un hombre del espacio, la tierra viaja con el sol y alrededor del mismo; el sol viaja con nuestra galaxia a velocidades increíbles hacia las profundidades de un universo desconocido que no podemos comprender, y tu vas en ese viaje aunque no quieras, no estás estático, estás en movimiento; ¿porqué crees que eres tan importante? Si tu mismo te niegas importancia ¿porqué te rehúsas a vivir? ... No tengas miedo ¡VIVE!

El mundo cambiará cuando tú cambies, créeme, es una gran verdad. Si tú cambias todo a tu alrededor va a cambiar. Haz la prueba un día o una mañana, se amable con todos, demuestra genuino interés por los demás, dales un poco de alegría y cariño ¿quién crees que va a ser el más beneficiado? TU naturalmente, nadie se resiste a la genuina alegría, interés y cariño. No contestes mala cara con mala cara, ya se que es difícil, si fuera fácil todo mundo sería feliz, pero si haces el esfuerzo y cambias tú primero, la gente cambiará para contigo y tu mundo será un mejor mundo.

Acuérdate de esta Ley: “La antipatía o la simpatía siempre son mutuas”. Cuando tu digas “fulano me cae mal” ten la absoluta seguridad que tú también le caes mal a él; si todos te caen mal, tu también les caes mal a todos, si todos son “sangrones” para ti, tu eres “sangrón” para todos. ¿Sabes por qué a veces en las fiestas hay alguien que destaca por alegre y todo mundo quiere estar cerca de él? Pues porque demuestra con una alegría espontánea, un legítimo interés por todos y en cambio el criticón y amargado se la pasa solo, arrinconado, pensando en lo pesado de la fiesta, cuando todos estarán de acuerdo que él fue el más pesado de todos. El mundo es según lo veas y lo sientas, dice un viejo refrán. Cambia TU primero. Es más fácil que esperar a que miles de personas lo hagan espontáneamente para alegrarte. El mundo será mejor para ti si lo haces, y eso es lo más importante.

La mente es una computadora, la más perfecta de todas y registra todo lo que nuestros cinco sentidos captan desde antes de nuestro nacimiento y como desgraciadamente somos herederos de las neurosis de los demás, se forma una cadena interminable de programación equivocada en la que participan h han participado, todas las personas que te rodean antes de tu nacimiento hasta el momento actual.

Se supone que los hijos son producto de un acto de amor entre dos seres, que trae como consecuencia la preservación de la especie humana, sin embargo, pocos se ponen a pensar lo maravilloso que es esto, lo fantástico que es, que como producto del amor entre dos personas y como resultado de la más íntima y bella unión, se conciba otro ser humano, desgraciadamente esta maravilla la vemos como algo tan normal como comer o tomar agua, y los hijos muchas veces vienen al mundo, no como producto de un acto de amor, sino de un acto sexual. Porque muchos matrimonios después de unos meses ya no son tal, ya no hay, o nunca hubo, identificación, comunicación y mucho menos amor; pero en fin ya naciste, y te muestran amor tus padres, si tienes suerte los primeros meses de tu existencia, si no tienes tanta suerte te mostrará amor solo tu madre, pero si eres como millones de seres, producto de una diversión sexual, nunca tendrás idea de lo que es el amor. Y cuando empiezas a ser tú, empieza el problema, a los dos años tratas de independizarte y ahí se inicia tu verdadera y más dura programación, tus padres no esperan que seas tú, sino que seas como ellos quieren, o lo que es más dramático, como sus amigos y vecinos quisieran que fuera el hijo de fulana y mengana, y esto lo registra perfectamente tu computadora, y ahí empieza el recorrido por la vida un camino que no es el tuyo, que no es de nadie. A tus padres no les importa lo que tu quieres, porque a esa edad tu no sabes nada, ellos deciden por ti ¿conoces alguna madre que todavía decide en la vida de hombres y mujeres de 40 ó 50 años? Haz un repaso de tus años hasta primaria o secundaria, ¿cuántas veces oíste cosas positivas de ti? ¿cuántas veces se te tomó en cuenta? ¿cuántas veces en tu infancia, tus padres, abuelos o profesores (que a veces son los peores), te dijeron; tu puedes lograr en la vida todo lo que sueñes, porque te amamos y lo más importante es que te sientas seguro, que te ames y que a través de este amor ames a Dios, a la vida y a tus Semejantes? ¿cuántas veces oíste esto? O ¿cuántas veces oíste: tu eres un niño malo, va a venir el coco y te va a llevar, no sirves para eso, no intentes aquello, debes obedecer a tus padres, porque si no, te castiga Dios, como a la mujer araña de la feria? ¿y en la escuela cuándo te estimularon? Ahí a veces te doblegaron, ¿cuántas veces se asomó tu individualidad? Tantas veces que te acomodaron en el rebaño por la fuerza, y te ponían de ejemplo al que sacaba dieces, que muchas veces era el borrego por excelencia.

En la escuela primaria no te enseñaron a pensar, mucho menos a amarte. Ahí programaron aún más tu computadora a base de temor y látigo. ¿Y tus padres? Bien gracias ellos querían un robotito en el cuadro de honor de la escuela para presumírselos a los vecinos y decirles ese es mi hijo, no para decir ese es Juan, un nuevo ser pensante. A esa edad fue cuando te empezaron a prohibir pensar.

Luego llegas al final de la secundaria y tu afán de independencia se hace mayor, te vuelves más rebelde, dicen, ya no eres tan sumiso, ya no oyes los consejos de tus viejos, y prefieres la pandilla. Tu vida ya no son tus padres, ni tus maestros, tu vida son tus amigos, porque en ellos te ves a ti mismo y con ellos compartes inquietudes comunes, que generalmente parten de una muy importante ¿quién soy yo? ¿para qué sirvo? ¿cuál es el objeto de vivir, estudiar? etc.

Yo creo que a esa edad es cuando más puras y auténticas tenemos nuestras ambiciones, no hay imposibles a esa edad. Tu sueñas, y tal vez para muchos, sea el único periodo de su vida que realmente tuvieron fe en sí mismos y las ideas más exóticas para los demás, para ti eran toda una posible realidad, porque creías que podías lograr lo que te propusieras. Ojalá y muchos hubieran detenido su crecimiento en esa época, pues toda su vida hubieran sido osados, iniciadores de cosas nuevas y bellas y entusiastas para vivir la vida.

Pero tus padres y profesores no quieren filósofos, necesitan a quien mandar quien les obedezca, y tú necesitas quien te comprenda y te guíe; y es entonces donde te das cuenta que tu padre y tu madre no se aman, se soportan nada más. Empiezas a verles todos los defectos que como seres humanos tienen, ves que son parte del rebaño al cual tú no quieres pertenecer y sobre todo, ves que los principios sociales que te han enseñado y sobre los que se funda la sociedad en que vives y la familia que tienes, son una hipocresía, todo es de dientes para afuera.

Tu padre quiere que seas un triunfador y tú ves en él un fracasado porque no sabe para que nació y porqué vive angustiado.

Tus padres te dicen cómo debes formar una familia y ves que no tienen idea de lo que hablan. Te quieren enseñar acerca del amor cono palabras que leyeron en algún libro que les prestó su confesor, en lugar de predicarte con el ejemplo.

Aquí quiero que pienses esto:

Tu toma un rosal de excelente calidad, siémbralo en buena tierra, dale agua fertilízalo, quítale la mala hierba y también ten cuidado que tenga mucha luz del sol, ¿qué crees que vas a obtener?

Tu sabes desde luego, que serán excelentes las rosas que verás como resultado. Pues lo mismo es para mi un hijo.

Todos traemos la mejor semilla, esa nos la sembró Dios, todo lo que un niño necesita para convertirse en un gran ser humano, es un HOGAR, una casa, donde haya armonía, paz, concordia, seguridad, pero sobre todo mucho amor; que rebote el amor en las paredes de tu hogar. ¿Conoces muchos lugares así? ¿Tu crees que los adultos neuróticos que poblamos este mundo somos producto de hogares similares? Y por otro lado ¿Tu crees que sea un imposible? ¿Verdad que no?
¿Te acuerdas en tu paso por la secundaria y prepa que te hayan programado para ser un triunfador? ¿Que te hayan dicho lo grande y maravilloso que eres? ¿Te explicaron para convencerte de esto, las funciones de los diferentes órganos con que fuimos dotados, y que hacen de nosotros el más perfecto de los organismos existentes? ¿Te hablaron de amor? ¿Te enseñaron a amarte? ¿Te dijeron que amarte es redescubrir que eres único? ¿Que es entender y apreciar la idea de que tú serás el único TU que vivirás en esta tierra? ¿Que cuando tu mueres, mueren también todas tus fantásticas posibilidades? ¿Te dijeron todo esto?.

Tu no puede poner remedio a la vida de los demás, pero si a la tuya. Tu no puedes determinar que mundo le vas a dejar a tus hijos, pero sí que hijos le vas a dejar a tu mundo

Cuando te ames a ti mismo, podrás amar a otros, y en la profundidad y extensión que puedas amarte, solamente en esa proporción podrás amar a otros, ¡Cuánto daríamos muchos por haber recibido estas enseñanzas en nuestro paso por la preparatoria!.

Te das cuenta por qué mucha gente no sabe ni donde tienen la cabeza y los pies. Nadie les ha dicho que esto no es fantasía ni sueño, es una realidad y ese tipo de pensamiento y actitud no es algo en lo que tengamos que pensar constantemente. Es algo que debe salir automáticamente de nuestra mente subconsciente, producto de un programa que nos debió de ser inculcado desde niños, exactamente lo contrario, tal vez, del programa que nos inculcaron. Este programa subconsciente es el importante.

La prueba está en que cuando estás en peligro; por ejemplo, de que un automóvil te atropelle, no piensas si te conviene saltar a la derecha a la izquierda, o hacia arriba, no necesitas pensar, tu mente subconsciente actúa por ti y te salva. Nadie puede ser feliz y exitoso nada más por desearlo, el deseo es una condición muy importante pero requiere más trabajo, más esfuerzo.

Las reacciones hacia tu grandeza deben salir de tu mente automáticamente, igual que el instinto de conservación, que como otros, los tenemos programas en el subconsciente

Tienes que borrar el programa pasado y regrabar otro, igual que en una cinta magnética y esto no se logra en un día, o por leer un libro, o por asistir a una conferencia, esto lleva tiempo, hasta que de tu subconsciente automáticamente afloren las reacciones positivas con las que tu tienes que enfrentar los sucesos diarios de tu vida es como cuando aprendiste a manejar, eras todo nervios, pensabas en todos los mecanismos de tu auto y en los tuyos todo esto salpicado con dosis de temor y excitación, sin embargo, ahora te subes a tu carro y sorteas innumerables situaciones peligrosas durante cientos de kilómetros diarios y nunca piensas ni como lo echaste a andar. El auto ya no es auto es una extensión de Ti, y has dejado al subconsciente la tarea de manejarlo.

Hay en la naturaleza algo que debes saber y que es sorprendente, como muchas otras cosas, se trata de los pájaros.

Es de todos conocido que los pájaros emigran del hemisferio norte al sur en nuestro invierno y al revés en nuestro verano. Pues bien hay un pequeño pájaro del tamaño de una golondrina, llamado cerrojillo, que pesa alrededor de 14 gr. este pajarito emigra de la costa norte de América en el Canadá y vuela sobre el Océano Atlántico y el mar cribe hacia Sudamérica, increíblemente, el cerrojillo hace un vuelo sin escala, sobre el agua de más de cuatro mil kilómetros que dura un promedio de 86 horas durante parte de su viaje, para encontrar vientos favorables vuela a una altura de 21 mil pies, donde el oxígeno escasea y la temperatura es alrededor de 10°C bajo cero. En un año este pajarito hace un viaje, de ida y vuelta de aproximadamente 16 mil kilómetros de recorrido total. Hay otros pájaros que por algún milagro de navegación, vuelan a través de 12,800 kilómetros del Océano Atlántico hacia las minúsculas islas de Tristán Da Cunha en el Atlántico Sur, el American Golden Plover sale de la Península del Labrador y vuela casi cinco mil kilómetros de mar abierto hasta Brasil, otros viajan de Alaska a Hawai más o menos la misma distancia. Estoy hablando aquí, exclusivamente, de pájaros que pesan unos cuantos gramos.

También se ha comprobado que se guían por el sol, tienen un sentido muy exacto del tiempo, para volar de noche se pueden guiar por las estrellas hay algunos capaces de ver la luz ultravioleta y polarizada, pueden escuchar a grandes distancias sonidos de baja frecuencia producidos por las olas al golpear contra los riscos, algunos pueden guiarse también por el campo magnético de la tierra y por la fuerza de gravedad. Pueden detectar diferencias mínimas de presión barométrica de tal manera que pueden predecir el tiempo y así volar cuando les sea más conveniente, ¿Verdad que es asombroso?.

Muchas veces para que un avión pueda hacer cosas parecidas a las maravillas que hacen los pájaros necesita ser un jet ultramoderno que vale muchos millones de dólares y tiene que ser piloteado por 3 expertos que a su vez requieren un entrenamiento superior a 15 mil horas de vuelo; pero ni aún así los igualan, porque todavía no hay avión que pueda volar 86 horas sin detenerse por combustible. La pregunta es: ¿Quién puso ese programa en la diminuta mente de esos pajarillos? ¿La casualidad? ¿El azar? No, eso no es posible, ese es un programa puesto ahí por Dios, para que pudieran cumplir su papel en la creación sin perecer de frío en los crudos inviernos aunque algunas personas piensan que las aves son su propiedad y las enjaulan privando su libertad, para poder oír su canto cuando les place.

LOS SERES HUMANOS NO SE ATREVEN A INTENTAR LAS COSAS POR MIEDO Y LA MAYORÍA NO VIVE, VEGETA, HAY GENTE EN CUYA LÁPIDA SE PODRÍA ESCRIBIR LO SIGUIENTE: FULANO DE TAL, NACIÓ EN 1935, MURIÓ EN 1955, LO ENTERRAMOS, EN 1980.

Te has puesto a pensar que si Dios dotó a esas criaturas de todas esas armas para su subsistencia, a base de un programa mental desde su nacimiento; porque los pájaros nunca fueron a la escuela para aprender eso; ¿Qué habrá puesto en tu mente? ¿Y qué espera de ti? ¿Hasta qué punto escuchas tu programa y lo pones en práctica? ¿O hasta qué punto has encimado en este el programa del rebaño?

Pero lo anterior nadie lo enseña, son ideas exóticas, tu debes prepararte para ganarte la vida, ¡OH! La vida es muy dura; todos quieren fregarse al otro de manera que tienes que prepararte para tener una capacidad máxima de fregar. Te escogen una carrera donde puedas hacer esto con todas las ventajas, o te dicen que tu heredaste de tu padre o tu abuelo las cualidades para ser ingeniero agrónomo, aunque tu sientas que a ti te gustaría ser violinista, y así te conviertes en un agrónomo mediocre, en un médico o en un abogado “transa”, pero en esto no piensas en ese momento, tu capacidad de rebelión se ha ido perdiendo, y la fuerza de la opinión pública cada vez pesa más en ti, de tal forma que piensas que tal vez tengan razón, decides olvidar tus sueños de Quijote, y “pones los pies sobre la tierra” para luchar a brazo partido con la vida, y hacerte un triunfador ante los demás para orgullo de tus padres y parientes y sales de la universidad o de la profesional con tu título en la mano, a buscar “chamba”. Después de tanto estudiar sales a alquilarte al precio que los demás te pongan, porque eso te enseñaron tus profesores, tu vales lo que los demás dicen que vales. No sabes quien eres, dónde estás o cómo llegaste ahí, no tienes idea de hacia donde vas, como llegar ahí o qué harás cuando llegues, no conoces el potencial que posees lo que quieres, ni como desarrollarlo. En esencia eres un viejo antes de tiempo, viviendo en el pasado, confundido por el presente, asustado por el futuro, muy parecido a los “maestros” que te formaron.

LA TRAGEDIA DE LA VIDA CONSISTE EN QUE LA MAYORÍA DE NOSOTROS MORIMOS SIN HABER NACIDO TOTALMENTE

Pero en ti todavía está prendida la llama de la grandeza; en algunos es llamita; y el amor llama a tus puertas, la única clase de amor que creemos entender, es el que sentimos por otra persona del sexo opuesto.

Conoces a una persona del sexo opuesto por la cual sientes una gran atracción y te enamoras, ¿qué sientes? O más bien, ¿qué sentiste en esa época de tu vida? Todo era bonito, te atreviste a tomar tu pincel, tus colores y pintaste un paraíso en el que viviste con tu amor por un lapso maravilloso, la llama de la grandeza se hizo hoguera, te sentiste capaz de logras las más grandes hazañas, como do Quijote por Dulcinea, te volviste alegre, dicharachero, bailador, te despertabas pensando en ella, vivías tu día pensando en ella y te acostabas pensando en ella. Te quiero decir que si nunca, siquiera por un amor juvenil, vista la vida tan hermosa y llena de amor; entonces, si que estás perdido. Quisiste ser cada día más digno del amor de tu pareja y te diste cuenta que era necesario que fueras grande, y aflorara en ti, toda la maravilla que eres.

Pero en muchos casos nos engañamos, le mostramos durante el noviazgo a la otra persona, no lo que somos, sino algo que nos gustaría ser, y la hora del día que la vemos, tramos de que sea nuestra mejor hora, ¿pero que pasa con las otras 23? La vida está hecha de días de 24 horas, de manera que muchas veces al casarnos y al conocer las otras 23 horas de nuestro cónyuge, se nos cae esta imagen de grandeza que teníamos y el amor se acaba y eso es recíproco, nosotros mostramos también nuestras otras 23 horas, y el amor que nos impulsaba hacia la grandeza se esfuma, nuestra hoguera vuelve a ser llamita y nuestra vida se hace rutinaria como la vida de papá y mamá o de los demás matrimonios amigos nuestros, nos soportamos para no vivir solos.

El ser humano no fue creado para vivir solo. Por eso tal vez, a pesar del tedio nos soportamos, tratando, si no de ser felices, cuando menos de pelearnos el menor número de veces, pero viviendo juntos, nos da miedo no tener a nadie, básicamente porque no nos tenemos a nosotros mismos.

La dramática rutina empieza a repetirse con nuestros hijos, que muchas veces a pesar de nuestra voluntad nacen, porque también en esa materia los demás nos dicen cómo y cuántos debemos tener. Yo creo que es en esos momentos cuando muchos hombres y mujeres se rinden, ahí llegan al final, el resto de su vida no es vida, es sobrevivir. Ahí mucha gente muere espiritualmente, ahí es donde sin remedio se acomoda por decisión, al rebaño y también por convicción pues por fin se ha convencido que forma parte de él, y que la única manera de hacer esta vida más soportable, es nunca separarse de él. Fin de una vida, fin de una alma creada para ser grande, para conquistar la tierra, para ser feliz y amarse a si mismo, amar a Dios y a sus semejantes, aquí termina el reto a la grandeza y empieza a asomar el lobo, con todas las debilidades que también tenemos, el águila muere y vive el lobo, con su cobardía, su agresividad, su envidia y sobre todo con su tremendo afán de destrucción.

En el mundo habrá menos envidia el día que tengas contigo al que nunca has tenido: A TI MISMO

Muchas de tus reacciones negativas son producto de una búsqueda equivocada de compañía, por eso tan desesperadamente tratamos de tener la aceptación de los demás. No queremos estar solos, queremos que nos escuchen, queremos con desesperación que nos amen, andamos en busca del amor en todos lados, menos donde debemos buscarlo, queremos que los demás nos digan: TÚ VALES, para no sentirnos tan miserables y tan poca cosa como nos sentimos.

Nos confesamos buscando perdón de una culpa que no sabemos de dónde procede y nuestra alma continúa angustiada. ¿Cuál es la verdadera fuerza? ¿El motor que impulsa a algunos hombres a encontrar el camino verdadero? ¿Qué les hace vivir con una paz interior que proyectan con sus actitudes positivas y conciliadoras y que todos quisiéramos tener?

Yo creo que esa fuerza proviene de uno mismo, de lo más profundo del corazón y la mente y eso se llama AMOR. ¿Has oído alguna vez esa palabra? Tal vez sea una de las más usadas en el mundo, la usan los poetas, los escritores, la usan los pintores, la usan hasta los políticos, cuando a la vez están preparando la III Guerra Mundial. No creo que exista una palabra más usada y más mal entendida, o tal vez diría, no entendida en absoluto, y es que el amor no requiere que lo entiendas, ni tampoco que lo definas, requiere que lo SIENTAS.

Hay personas que dicen que hay muchos tipos de amor:

El de los padres,
el de los hermanos,
el de los novios,
el de los casados,
el de los amigos,
el del prójimo,


Hablar de éste último en estos tiempos da risa, no necesito explicarte porqué.

No creo que existan muchos tipos de amor, existe uno solo y ese se proyecta en forma diferente en diferentes casos, pero sólo se proyecta, no quiere decir que se aplica, no quiere decir que se transforma, el amor es el mismo, sólo se proyecta; el amor al que hago referencia, que es el único que es auténtico y es el más importante, es el amor a ti mismo. Esto tampoco es novedad, pero también nos pasa de noche, ¿porqué? ¿porqué razón lo más importante de nuestra existencia y a la que han dedicado su vida muchos grandes hombres, pasa por encima de nuestro entender?.

Tienes que empezar por el principio y el principio eres TU, el mundo empieza contigo cuando naces y termina contigo cuando te mueres, ese es el mundo, es el único mundo que vas a conocer y que existe, lo que hagas contigo, se los haces al mundo, lo que te des o quites, igual se lo das o quitas al mundo, si “mueres” antes de morir, el mundo muere y tú fuiste un desperdicio; cuando te rindes y dejas de luchar, como les sucede a muchos; empiezas a combatir contra lo positivo y te haces enemigo del mundo, puesto que no aportas nada, te conviertes en una lacra. Por eso unos cuantos tienen que hacer de este planeta un lugar habitable, para tantos que pasan por aquí, sin darse cuenta de la inmensidad de sus posibilidades. Lo más valioso lo llevas dentro;

ERES TU MISMO.

En tu individualidad y la grandeza que eso significa. Tú eres único, no hay nadie como tú, cuando a ti te hicieron rompieron el molde, y para bien o para mal, no puedes ni debes copiar a nadie, tu soledad es también un reto, el camino lo caminas solo, no hay a quien copiar, nadie ha caminado tu camino, es más, no hay vereda, tu la vas haciendo si miras hacia atrás, pero si miras hacia delante no hay nada, solo tu capacidad de soñar; por eso hay muchos que no quieren caminar, que tienen miedo a soñar y se detienen a un lado del camino a esperar su final y a criticar a los que van pasando.

¡ATRÉVETE A BRILLAR POR TI MISMO!

El problema es que tu no eres tú, eres un programa producto de una computadora a la cual todo mundo le ha picado botones, todo mundo, desde que naciste entonces tienes que empezar a definirte tu y eso es bien difícil, pues estás confundido tanto como si estuvieras en un calabozo oscuro con una sola ventana hacia la luz, la ventana que los demás te han dicho que es la única que existe, y la única luz que debes buscar. Todos los borregos buscan esa luz, aunque su alma siempre viva en tinieblas, y gritan a voz en cuello como para convencerse a si mismos, que la luz que guía al rebaño, debe ser forzosamente la luz individual, sin darse cuenta que Dios nos hizo individuos con luz propia, si te atreves a brillar por ti mismo.

Dicen que una noche estaba una luciérnaga a la orilla de un lago, disfrutando de la luna, y de repente, una rana le saltó encima, la luciérnaga asustada gritó, ¿porqué me aplastas?, a lo cual la rana le contestó; ¿Porqué brillas?.

El primer paso para ser tu es aceptarte como tú, que sencillo, ¿verdad?, pero a la vez, que difícil;

Hay mujeres que quisieran ser hombres,
y hay hombres que quisieran ser mujeres,
los chaparros quieren ser altos,
y los altos quieren ser chaparros,
los de ojos chicos lo quieren tener grandes,
los de ojos negros los quieren tener azules,
los de pelo negro lo quieren rubio,
y los de rubio lo quieren negro,

¿Porqué?

¿Cómo puede alguien lograr algo en la vida si lo que desea es ser otra persona?

Las feas dicen que la felicidad es ser bonitas, pero yo conozco muchas bonitas que no se sienten así, que quieren ser más bonitas y también son infelices.

Tienes que hacer un alto en el camino y aprender a mirarte a los ojos, a estar un rato frente al espejo, y empezar a reconocerte y a decir, ESTE SOY YO el verdadero y único yo; y tengo que vivir mi vida tal cual soy, no debo desear ser otra persona, tengo que aceptarme, tengo que verme en el espejo y soportarme hasta que me acostumbre a mi, tengo que verme a los ojos fijamente todos los días cada mañana y decirme tu eres grande, tu vas a vivir hoy el día más feliz de tu vida. Tienes que aprender a ver a través de tus ojos tu alma, y a través de los ojos de los demás su alma.

¿Cómo es posible que alguien pueda vivir un día feliz, sintiéndose aceptado por los demás, si ÉL es el primero que se rechaza y se reprueba?

La diferencia entre alguien seguro de si mismo y uno que no lo es, está precisamente en su propia aceptación o rechazo; este primer paso; aceptarte, es tal vez el más difícil, la mayoría de la gente jamás lo logra; hay un sistema conocido como la técnica del espejo; que consiste que a manera de ejercicio cada día en la mañana, te pares frente a un espejo de cuerpo completo durante 10 minutos y te programes para vivir un día feliz y te aceptes tal como te vez; tu vestido, tu peinado, tu actitud, y sobre todo tu manera de mirar, jamás te aceptarás mientras no te atrevas a verte a los ojos y descubras en ellos todo lo grande que eres. Junto con la falta de aceptación, hay otra razón por la cual la gente vive remando contra la corriente, y este es :

EL SENTIMIENTO DE CULPA

Esto también es un programa puesto en nuestra mente a lo largo de nuestra existencia; desde el momento mismo de nuestro nacimiento, nos han dicho, ya somos culpables, ¿de qué?, Quien sabe, pero el caso es que necesitamos ya, desde ese mismo momento, que Dios nos perdone algo.

Cuando comenzamos a tener uso de razón, nos empiezan a enseñar o a programar, sobre las diferentes maneras como podemos ofender a Dios, nos dicen que el camino hacia Él está lleno de sufrimientos, que nacimos para hacer méritos que la tierra es un valle de lágrimas, que debemos desprendernos de nosotros mismos, porque en ese desprendimiento y mortificación personal está el camino hacia Dios. Nos programan a sentirnos miserables pecadores indignos de ver hacia Dios, a no ser de rodillas y con la cabeza abajo, y a vivir toda la vida arrepintiéndonos de nuestras culpas, que a veces no sabemos ni cuales son.

Nos hablan de ofensas a Dios, y creemos en eso, porque así nos programan, porque realmente no entendemos como se puede ofender a Dios, básicamente porque ese concepto, DIOS, está muy por encima de nuestra comprensión. Muchas veces cuando somos niños y vamos a confesarnos, tenemos que inventar pecados, puesto que la enseñanza es que somos pecadores ahí nuestra mente empieza a tergiversar conceptos, y nos hacemos maliciosos, empezamos a perder de vista lo que es bueno y sano, para buscarle a todo, lo enfermizo y maligno.

El instinto sexual puesto en nosotros por Dios, se maneja equivocadamente como algo sucio, y se nos mutila mentalmente haciendo del sexo el gran pecado, y el instinto, puesto ahí por Dios para la conservación de la especie humana, se convierte en una de las armas más fuertes y efectivas del “diablo”.

Pero aún más importante, nuestra libertad de pensar, nuestro libre albedrío, se trata de encajonar en conceptos “aborregados”, de tal forma que perdemos nuestra individualidad ya que hay otros que nos dicen, qué está bien y qué está mal.

Hay reglas espirituales para vivir que no pueden ni deben ser infringidas; Nuestra conciencia ya no es nuestra, es parte de la comunidad, nuestros gritos libertarios son ahogados con amenazas y temor, para hacernos amar a Dios, o más bien al concepto de Dios que conviene, nos inventan al diablo, y al castigo tremendo que significa caer en sus garras el diablo pues, se convierte bajo ese sistema, en el mejor aliado de los que enseñan el amor a Dios de esta manera.

TRATAMOS DE AMAR A DIOS MAS POR EL TEMOR AL DIABLO Y AL CASTIGO, QUE POR LA DICHA QUE SIGNIFICA COMPRENDER Y ENTENDER QUE SOMOS PARTE INTEGRAL DE ÉL

Sin embargo, el mundo actual es un caos, parece que la amenaza del castigo no ha funcionado, y aunque sea un sarcasmo decirlo, el diablo aparentemente, le está ganando la carrera a Dios.

Y es que donde quiera que veas hay hambre, explotación, injusticia, la guerra es el mejor de los negocios sobre la faz de la tierra, y la industria de armamentos es la más próspera, los asesinatos masivos de seres humanos, se ha convertido en noticia de rutina en la televisión, de tal forma que ya ninguna cifra nos impresiona.

El caos mundial es consecuencia del caos individual, a fuerza de programa nos sentimos malos, de tal manera que la aparente maldad que nos rodea, justifica plenamente la propia; el malo; tiene que actuar y hacer actos aparentemente malos producto de nuestra debilidad, no solo están justificados, sino que son perfectamente normales para alguien que se le ha programado como pecador. Sentirse bueno, digno y grande no es normal, es casi una irreverencia a lo divino.


Sentirse malo, humilde, infrahumano, debe ser lo normal, lo meritorio, lo excelso. En resumen y tal vez exagerando: sentirse grande y bueno es anormal y malo, sentirse malo y pecador, es lo normal, lo humano.

Que gran falacia, que terrible contradicción, ¿cómo sentirse digno de Dios si nos han enseñado a sentirnos indignos?, ¿Cómo es posible hacer un mundo bueno si los individuos que lo poblamos tenemos toda una enseñanza, toda una ciencia, sobre nuestra propia maldad? El todo es producto de las partes y si las partes se aceptan intrínsecamente malas, el todo por necesidad, es MALO.

Nos acercamos aunque no queramos al siglo XXI, y es necesario prepararnos para ser el ser humano del siglo XXI.

El hombre nuevo,
el hombre con Dios,
para Dios, y en Dios,

El hombre que lejos de sentirse rechazado, sienta a Dios en si mismo.

Y al ser humano parte integral de lo DIVINO; pero para esto el hombre necesita cambiar su programa hacia uno de bondad y amor, y un paso importante y necesario para ello es perdonarse; SI, EL HOMBRE NECESITA PERDONARSE, quitarse el antiguo programa de maldad, olvidándose del diablo y el infierno, y aprender a vivir en comunión constante con DIOS, y eso jamás podrá ser mientras no se sienta digno y perdonado, y el único, que puede perdonar al individuo, es Él mismo. De manera que yo te recomiendo que después que te aceptes en el espejo te digas a ti mismo:

Fulano de tal yo te perdono de todas tus culpas, porque básicamente no las tienes, porque te has sentido culpable de ser tú, cuando la única culpa, si es que la hay, es negarte a ti.

El mal no existe. El enemigo más grande del género humano, es el TEMOR. La guerra atómica se está tratando de justificar y cada día es más cercana, basada exclusivamente en el temor que Estados Unidos y la URSS, se tienen, es el temor lo realmente malo, es por ese sentimiento que tal vez algún día nos vamos a destruir.

Ni los Americanos ni los Rusos quieren tener las posiciones débiles porque tienen miedo a que por esta razón el otro los ataque, y de esta manera se arman hasta los dientes, más aviones, más bombas, más dinero para armamento, y mientras tanto la tensión crece y el equilibrio de muerte en el que vivimos está a punto de romperse; pero eso que importa a los “hombres de negocios” que amasan inmensas fortunas armando a unos y a otros, porque en el fondo son los mismos, lo importante es que es negocio y en esta vida “business are business”. Es un hecho que cada hombre mujer o niño, que habita este planeta, carga una mochila con 1500 kilos de dinamita lista para explotar, es el equivalente al arsenal mundial que absurdamente triste, ¿dónde está nuestro concepto de civilización? ¿hemos realmente avanzado o vamos en reversa? Insisto la falta de amor individual, causa el desamor Universal y el odio entre los individuos.

Acéptate y perdónate para que puedas empezar a ver la luz, para que puedas, por primera vez en tu vida, empezar a sentir la verdadera libertad.

El amor empieza en ti si primero te aceptas y te perdonas, estos son los primeros pasos hacia el amor y este es el único sentimiento, la única fuerza, que puede salvar al mundo del caos y la destrucción. No ha habido ni habrá nadie, que pueda por esfuerzo y mérito propio, hacer de este mundo un lugar más digno para vivir, y que pueda acabar con la guerra, la envidia, y los problemas que básicamente son producto del individuo, el desbarajuste empieza en el individuo, en sus necesidades, carencias, programas mentales y traumas, y por lo tanto la solución también es individual; está en cada uno de los que respiramos el aire, común a todos.

Hemos vivido 40 siglos de historia conocida, y nadie sabe cuantos antes ya es hora que pasemos a la etapa para la que fuimos creados, la etapa del Amor, el mundo es obra de Dios en principio, pero es obra necesariamente complementaria de los hombres, a los que Dios nos dio todo lo indispensable para la realización de dicha obra. El problema es que no hemos sabido buscar, o más bien, no hemos buscado en el lugar adecuado. ¿Cuál es el deseo o la necesidad más grande del ser humano? Amar y ser amados, el amor es al hombre lo que el agua a la naturaleza, sin embargo el amor no es fácil de descubrir, el verdadero amor está dentro de ti mismo, y tiene que beneficiarte primero a ti, si un individuo destruye, o trata de hacerlo, a lo que lo rodea, obviamente no se ama, el hombre que trata de acumular riquezas y ve en ella todos sus valores, no se ama; quiere amor, pero no se ama.

Nadie puede amar a su padre o madre, a su esposa e hijos, y a Dios, si no se ama a sí mismo; y nadie se puede amar a menos que primero se acepte, y después se perdone. Porque el problema es que fuimos creados para el amor pero fuimos programados para el desamor, no te desprendas de ti, agárrate de ti, el único lugar en donde verdaderamente vas a encontrar a Dios, está en ti, dentro de lo más profundo de ti mismo, desde ahí Dios te grita, así es, te grita, que TU PUEDES SER EL MEJOR, que Él te apoya, que tus sueños pueden ser realidad, no es tu conciencia, no es tu afán de soñador cuando sientes ese impulso hacia la grandeza y lo mejor de ti mismo: Es Dios quien te habla, y a Él al que sientes dentro de ti. Y cuando te sientes bueno, es su suprema bondad la que te abunda, porque; ¿sabes una cosa?

Tú eres bueno,

Tienes que convencerte que lo eres, no porque no lo seas, sino porque te han programado a que no es así. Eres una obra de Dios, y por lo tanto, eres la bondad misma si, créelo. ¿O acaso te sientes malo? ¿acaso en la noche cuando vas a dormir piensas: soy malo, merecedor de cualquier castigo porque he escogido la maldad? ¿verdad que es ridículo? Bueno, si tu no te sientes malo, te aseguro que todos nos sentimos igual; yo creo que el hombre es básicamente bueno. La maldad no existe, existe instinto el temor, déjate de cosas, vive tu bondad que la tienes a flor de piel, acéptate, perdónate, ámate; siente a Dios en ti. Tu eres parte de Él. No lo quieras entender. No quieras comprobar, deja que el amor se asome. Dale a Dios la oportunidad de vivir en ti; levántate cada mañana y deja que con el sol, viva el amor para ti ese día, y verás a los feos bonitos, y a los malos buenos. Hazte un luchador en busca de ti mismo, participa de la creación del mundo del mañana. No necesitas ser parte de un movimiento revolucionario, no necesitas una metralleta ni un patíbulo; necesitas encontrar a Dios en el único lugar en el que realmente existe, en el fondo de tu corazón. Busca y cultiva el amor hacia ti, que es la fuente de toda felicidad. Descubre que el amor por ti, es el antídoto perfecto para tus envidias, tus angustias, tus temores, tu agresividad, y sobre todo para tu soledad. El día que tengas este amor tendrás al mundo a tus pies, porque ese día tendrás contigo al que te acompañará siempre, y que jamás te faltará o traicionará.

A TI MISMO.

Pensarás ese día; de cuántas cosas me he perdido por no darme cuenta de algo tan simple; yo soy yo y no otro, soy individuo, soy diferente a todos y debo disfrutar al máximo de todo lo que tengo, sin sentirme nunca culpable. La vida es un estado mental, y puedes hacerla tan bella como tu quieras, si la sabes llenar de amor, que independientemente de cualquier creencia religiosa, haga un punte muy personal entre tú y la fuerza que es Dios, al cual no debes imaginarlo ni describirlo. La fe más grande no es creer en Dios, sino estar seguro, que lo que sientes que te brinca cono el corazón, es Él, y que vive en ti.

Alegría y Tristeza

No cambio la tristeza de mi corazón por la alegría de la gente, ni mis íntimas lágrimas por una sonrisa. Prefiero que mi vida sea una lágrima y una sonrisa. Una lágrima que purifique el corazón, me revele los secretos de la vida y su oculto sentido, y una sonrisa que me acerque a los humanos. Una lágrima con la que pueda acompañar a los desdichados y una sonrisa que simbolice mi alegría en la vida. Quiero morir anheloso y no vivir en el tedio. Deseo que haya en las profundidades de mi alma sed de Amor y Belleza; porque miré y vi que los satisfechos son miserables esclavos de la materia; y escuché y oí que los suspiros del anhelante son más dulces que la mejor música. Viene la tarde y la flor recoge sus pétalos y duerme abrazada a sus deseos, y cuando llega la aurora, abre sus labios para recibir el beso del sol, porque la vida de las flores es deseo, y encuentro, lágrima y sonrisa. Las aguas del mar se evaporan para convertirse en nubes que vagan sobre montes y valles, y al encontrarse con el viento, caen llorosas sobre los campos y luego se unen, a los ríos, al final de la jornada, vuelven a su patria que es el mar. La vida de las nubes es separación y encuentro, lágrima y sonrisa. Así el alma: se separa de Dios y camina en el mundo de la materia, luego pasa cual nube sobre la montaña de la tristeza y los rayos de la alegría, y después, al encontrarse con los vientos de la muerte, regresa a su lugar de origen: al mar del Amor y de la Belleza, a DIOS.

Gibrán Jalil Gibrán.

“El cambio se dará en el corazón de cada ser humano, cuando tenga la valentía y la sensibilidad suficientes para escuchar la llamada. Puesta en cada individuo desde que el hombre es hombre”

Atrévete a tomar de la vida lo que
Por derecho mereces... ¡Tú puedes!

“Hoy es el primer día del
resto de tu vida”

F i n .